Coraje social

Esta semana coincidiendo con la aprobación de la ley del aborto en España hemos conocido una valiente declaración efectuada por la Universidad de Navarra.

La ley del aborto no solo incorpora en esta nueva redacción una ampliación de la cobertura legal al asesinato de seres inocentes y la desprotección a los profesionales sanitarios que quieran ejercer su derecho a la objeción de conciencia a la realización de abortos sino que además, en una nueva vuelta de tuerca de ingeniería social, pretende introducir la “educación sanitaria integral y con perspectiva de género sobre salud sexual y salud reproductiva” en todos los niveles educativos, con la cínica pretensión de reducir el número de embarazos no deseados. Una nueva reformulación de la vieja receta de la izquierda de intentar apagar incendios echándoles gasolina. Abundando en esta perspectiva educativa “la formación de los profesionales de la salud se abordará con perspectiva de género e incluirá la incorporación de la salud sexual y reproductiva en los programas curriculares de las carreras relacionadas con las ciencias de la salud”, es decir, en la práctica la ley pretende la enseñanza obligatoria de la práctica del aborto para los profesionales sanitarios.

Ante esta imposición la Universidad de Navarra, obra corporativa del Opus Dei, ha reaccionado con la mencionada declaración en la que se puede leer:

Comprendemos el sufrimiento de muchas mujeres ante un embarazo imprevisto. Necesitan un apoyo que sólo personas con corazón pueden prestar… y hay muchas personas así. La defensa de esas mujeres clama a nuestra conciencia y una mirada compasiva nos recuerda que otro ser humano comparte esa tragedia en una posición de mayor debilidad todavía. El avance científico nos brinda hoy datos clave desconocidos en buena parte del siglo XX. Qué coraje social mostramos con esa evidencia desde los ámbitos universitarios, políticos, económicos…

Nos negamos a solucionar la tragedia de un embarazo indeseado con la tragedia superior del aborto. Nos negamos a incorporar las técnicas abortivas a los contenidos de la educación. Nos comprometemos a formar profesionales para curar, investigar y ayudar.

Ciertamente no se comprendería que una Universidad de ideario católico enseñase prácticas contrarias a la Doctrina y al Magisterio de la Iglesia y mucho menos en una materia tan grave como la defensa de la vida humana en su inviolable dignidad. No merece más que aplauso esta decidida postura de las que son probablemente las mejores facultades y escuelas sanitarias de España, junto con la Clínica Universitaria, centro de referencia mundial en su especialidad.

Pero junto a los aplausos a esta iniciativa de mi alma mater no dejan de resonar en mis oídos las preguntas retóricas que se hace Padre Objetor en su blog:

  • ¿Por qué otros centros docentes -los que ofertan enseñanzas medias concertadas- no han tenido el coraje de oponerse públicamente a la implantación en sus centros de la Educación para la Ciudadanía?
  • ¿Van a realizar los centros concertados (algunos de los cuales se dicen muy próximos a la Universidad de Navarra) alguna manifestación relativa a la implantación de las asignaturas de Educación Sexual impartidas por personal ajeno al centro?
  • ¿Es que la Universidad de Navarra no depende del dinero público tanto o más que los colegios concertados para realizar su tarea?
  • ¿O es que la Universidad de Navarra despierta más simpatías y sufre menos críticas sociales que los colegios concertados? ¿Cuántas bombas han sufrido éstos?

Sin duda habrá que estar atento al desarrollo de esta declaración y a las consecuencias que la misma le puede conllevar a la Universidad, embarcada en el proyecto Horizonte 2015. Del resultado de la misma puede derivarse un rearme de principios imprescindible para los centros educativos de ideario católico que tendrán que lidiar con las nuevas materias en educación primaria y secundaria. Coraje social necesario para defender al más débil del sistema educativo ante las agresiones a la libertad de educación: el alumno. Sin duda, en esta materia no menos delicada también se puede decir:

La historia juzgará nuestra pasividad cómplice o nuestro compromiso solidario con el débil. No hay mejora sin cambio. Hoy es el día de cambiar en España, en Europa y en el mundo.

6 comentarios:

padre-objetor dijo...

Kairós,
muy acertadas tus reflexiones. A ver si este tipo de manifestaciones suponen un chispazo que arranque el coraje que seguro hay dormido en millares de personas e instituciones,

Kairos dijo...

Gracias por comentar padre-objetor. Efectivamente, como denuncias contínuamente en tu blog es necesario despertar el coraje dormido. Reflexionando sobre la noticia vislumbro un atisbo de esperanza. Creo que el Gobierno se ha equivocado al unir la educación sexual con el aborto. La conciencia social contra éste es bastante más activa, más sostenida que la defensa de la libertad de educación quizá porque ahora comienzan a orquestarse los ataques contra ésta, mientras que el debate sobre el aborto lleva mucho tiempo. Esperemos que de este error se derive el despertar del coraje de muchas personas e instituciones.

opus prima dijo...

Es de resaltar el compromiso de las facultades de medicina, enfermería y ciencias, así como el de la Clínica Universitaria de Navarra. El compromiso y la responsabilidad con la vida no puede dejar a nadie indiferente. Esperemos que otras universidades y centros médicos sigan esta misma actitud.

Kairos dijo...

Estamos de acuerdo. Ese es el fondo de la noticia. Pero sin entrar en polémicas que en nada favorecen queda por ver si ese ejemplo tan decidido es seguido por los centros educativos de primaria y secundaria de ideario católico para evitar el adoctrinamiento que la misma ley persigue. En este caso los padres necesitamos que no se nos deje solos en ese empeño sino que los propios centros tomen partido. Esta iniciativa es un buen aliciente para esos centros. Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Creo que en Fomento de Centros de Enseñanza, que no es una obra corporativa del Opus Dei, pero que tiene encomendada a esa institución de la iglesia la formación doctrinal religiosa que imparte en sus colegios, se deberían aplicar el cuento. Y si no quieren ser tan valientes de significarse de ese modo, sí por lo menos dejar de perseguir velada o abiertamente a los padres y alumnos objetores. Com ejemplo quede que el director del Colegio Aitana y la directora del Colegio Altozano, ambos de Alicante y de Fomento, han denunciado, de motu proprio, a una alumna y un alunmo objetores a la EPC, porque no se habían plegado como todo el resto de los padres a aceptar la asignatura y adoptar su posición cobarde de impartir EPC inventándose los contenidos. Es decir. Cerrar los ojos y tratar de no buscarse problemas. Menudo escándalo.

Kairos dijo...

La verdad es que en este asunto de la EpC parece que las palabras van por un lado y los hechos por otro. Además la postura de la mayoría de los colegios privados o concertados a la luz de los acontecimientos posteriores parece totalmente acomodaticia. A la vista de hechos como este que comentas de Alicante dudo de que cuando plantearon la objeción de conciencia inicialmente tuviesen verdaderas intenciones de mantener esa lucha. Todavía no entiendo qué motivos impiden que tanto los directores como los profesores objeten a esta asignatura y se opongan a impartirla por problemas de conciencia y sin embargo aparentemente alentaban a los padres para hacerlo. El verdadero problema es que la guerra no ha hecho más que comenzar, ahora vienen las asignaturas que establece la ley del aborto. ¿Con qué argumentos van a dirigirse ahora a los padres para que se opongan a este nuevo adoctrinamiento cuando han demostrado con su actitud que la coherencia de los padres les trae sin cuidado? Parece que además hay una actitud completamente insolidaria: si consigo que en mi centro se adecúe la asignatura aunque sea en fraude de ley, ¿qué más me da lo que pase en otros centros o en la escuela publica? ¿Acaso piensan que cuanto peor estén el resto de centros será mejor para ellos porque lograrán captar a más padres descontentos? Creo que quienes estamos en esta guerra no podemos adoptar esta actitud. Debemos defender el bien común y la oposición a la asignatura. Pero tampoco me parece que debamos criticar a quienes no actúan como nosotros. Tomar nota e intentar que rectifiquen. Gracias por comentar.

Publicar un comentario